sep 22 2008

La última visita al Hubble

Tag: Generalahc @ 2:09

Actualización 06/10/08: al parecer, un fallo en la unidad de control/formateador de datos científicos ha dejado al telescopio inoperativo hasta que se transfiera todo el control a la unidad de reserva (side B), que nunca se ha probado en los 18 años que lleva en órbita. La misión del Atlantis se retrasará hasta principios de 2009 para sustituir también este componente dañado.

El próximo 10 de octubre, el transbordador Atlantis visitará al Telescopio Espacial Hubble en la que será la quinta y última misión de servicio (SM4) desde su lanzamiento en 1990.

Esta misión estaba originalmente prevista para 2006, pero apenas un año después del accidente del Columbia, en enero de 2004, el entonces administrador de NASA --Sean O'Keefe-- decidió cancelarla porque las características de la órbita de Hubble impiden que los astronautas puedan refugiarse en la Estación Espacial Internacional en caso de que el transbordador sufra algún daño en el despegue. Sin embargo, debido a la presión ejercida por la comunidad astronómica y por el público, y tras el relevo de O'Keefe por Michael Griffin, en octubre de 2006 NASA anunció una nueva misión de mantenimiento programada para finales de 2008.

Hubble visto desde el AtlantisEn 5 paseos espaciales se sustituirán componentes envejecidos (principalmente los giróscopos, que tanta lata han dado, pero también las baterías y el sensor de guiado fino), se repararán la cámara ACS (estropeada desde 2007) y el espectrógrafo STIS (caído en 2004).

Por supuesto, casi todo el interés lo acaparan los dos nuevos instrumentos que se instalarán a bordo: una nueva cámara de gran campo, Wide Field Camera 3 (WFC3), y un nuevo espectrógrafo, Cosmic Origins Spectrograph (COS), que son el sueño húmedo de muchos astrofísicos.

WFC3 opera en el infrarrojo cercano, visible y ultravioleta, y promete una sensibilidad entre 10 y 30 veces mejor que la --ya de por sí fantástica-- alcanzada por ACS. Por su parte, COS es un espectrógrafo multiobjeto de resolución media-alta (R=20000) optimizado para el ultravioleta (110-300nm), y supondrá un incremento de sensibilidad de al menos un orden de magnitud sobre instrumentos anteriores.

En esta misión se instalará también un dispositivo que facilitará el acoplamiento de una nave robótica en el futuro para realizar el "de-orbitado" del telescopio cuando finalice su vida útil, en principio no antes de 2014. Para entonces, si no se producen nuevos retrasos, ya estará en órbita su sucesor, James Webb Space Telescope, que será muy superior en casi todos los aspectos, salvo uno: no puede ser reparado en órbita.